Los vikingos estuvieron en América 500 años antes que Cristobal Colón

0
3479

Desde antaño los libros de historia recogen entre sus páginas el descubrimiento de América, cuyo merecimiento es atribuido a Cristóbal Colón, allá por 1492. Sin embargo, existen en la actualidad pruebas más que suficientes para desmentir la versión oficial del descubrimiento de América, alegando pues, que fueron los vikingos quienes varios siglos antes que Colón pisaron tierra firme en el nuevo continente.

Cristóbal Colón

El 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón puso pie en lo que poco más tarde se conocería como Nueva España. Cumpliendo con éxito la expedición encomendada por los reyes Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla.

historia en youtube

Los siglos siguientes estuvieron marcados tanto política y social como económicamente por este hecho que, sin duda, se trata de uno de los más importantes de la historia universal.

Generación tras generación, los niños aprenden que fue Cristóbal Colón quien descubrió América, y se convirtió en la primera persona en llegar partiendo desde el Viejo Mundo, desde Europa. Como veremos a continuación, varias evidencias, como restos arqueológicos, nos demuestran que no fue Colón el primer descubridor de América y que, por lo tanto, existen un sinfín de libros donde este error histórico se hace patente.

Vikingos

Los vikingos fueron aquellos escandinavos que desde la Edad Media se dedicaron a realizar múltiples travesías por el continente europeo. Destacaron por sus poderosos Drakkars, embarcaciones veloces y resistentes, capaces de realizar largos y arduos viajes. Los Drakkars impulsaron a los vikingos al éxito, a la victoria, a la expansión de su territorio hasta límites, posiblemente, aún desconocidos. Gracias a estas embarcaciones surcaron los mares que limitan con Europa, realizando incursiones casi siempre con éxito, un éxito que le reportaría esa fama de guerreros feroces, salvajes y temidos, guerreros sin piedad que saqueaban todo a su paso.

Lo cierto es que esta mala fama llega a nuestros días de la mano de aquellos quienes fueron víctimas de estos pillajes guerreros. En realidad, los vikingos realizaban, durante la mayor parte del año, actividades agrícolas, ganaderas y comerciales. Era cuando se producía un periodo de crisis, normalmente durante los veranos, cuando salían a realizar incursiones o conquistar nuevas tierras.

Manuel Velasco, escritor especialista en temas nórdicos afirmó:

Este pueblo, al que la historia durante siglos ha tildado de bárbaro, fue el que abrió y mantuvo una de las rutas comerciales más grandes de su tiempo, que llegaba desde Groenlandia hasta Constantinopla.

El deseo por explotar nuevas tierras llevó a los vikingos a una constante búsqueda cada vez más al oeste, llegando a finales del primer milenio antes de Cristo hasta las Islas Feroe, y varias décadas más tarde hasta Islandia. Fue en Islandia donde Erik el Rojo, después de cometer un homicidio, se vio obligado a dejar la isla y encabezar una expedición hacia el oeste, donde se creía que existían nuevas tierras, pues el marino islandés Gunnbjorn Ulf-Krakuso así lo afirmó después de que una tormenta lo desviara de su rumbo. En 982, Erik y sus hombres descubrieron un nuevo territorio completamente glacial, helado. Bordearon su costa hacia el sur, donde el paisaje mejoró notablemente, encontraron pastos lo que le dio a este nuevo territorio el nombre de Groenlandia (tierra verde).

Descubrimiento de América

Erik el Rojo, después de asentarse y fundar el primer poblado en Groenlandia, engendró a Leif Eriksson, a quien la historia reservaba el honor de que su nombre figurase en todos los libros sobre América. Pero por desgracia, Leif Eriksson se ha convertido en uno de los grandes olvidados.

En la Saga de los groenlandeses, así como en la Saga de Erik el Rojo -ambas sagas forman las principales obras literarias sobre la colonización de los vikingos en América-, se muestra como Leif Eriksson, al igual que su padre años atrás, conoció una historia donde se afirmaba la existencia de nuevas tierras. En esta historia, Bjarni Herjolfsson se vio arrastrado por la corriente avistando nuevos territorios al oeste de Groenlandia. Leif Eriksson motivado por realizar su propia hazaña, una gesta épica guiada por el mismo espíritu que, poco tiempo antes, había llevado a su padre a colonizar Groenlandia, emprendió un viaje junto a un grupo de valerosos hombres siguiendo la ruta indicada por Bjarni Herjolfsson.

Ruta del viaje realizado por Leif Eriksson junto a un grupo de valerosos hombres.

Una ardua navegación transportó a Leif Eriksson hasta las costas del norte de América. La primera impresión no fue agradable, un paisaje inhóspito aguardaba su llegada, una tierra a la que nombraron Helluland (tierra de roca llana). Según las sagas, en Helluland se mantuvo contacto con los habitantes nativos de aquellas tierras, conocidos como skræling para los vikingos. Leif Eriksson y su tripulación prosiguieron navegando hacia el sur, donde se toparon con Markland (tierra de bosque). Se cree que Markland, territorio boscoso, fue un punto importante de suministro de madera para los groenlandeses. Continuando con su expedición hacia el sur por las costas de la actual América del Norte, tropezaron con un atractivo territorio donde asentarse, y así lo hicieron. Ésta lugar idílico pasaría a llamarse Vinlandia (tierra del vino).

Vinlandia

Vinlandia se situaba en la actual Isla de Terranova, en Nuevo Brunswick y Nueva Escocia, en Canadá. Se cree que Leif eligió llamar a este territorio Vinlandia para hacer creer a los vikingos que era un territorio lleno de viñas, y de esta manera motivarlos a viajar al nuevo continente. Lo cierto es que no existían vides silvestres en aquel territorio.

Leif y su tripulación se asentaron en dicho territorio, un territorio ideal para la cría de rebaño, un territorio a 3 semanas de distancia de sus familiares y amigos, del lugar que les vio crecer, Groenlandia. Crearon una colonia a la que Leif bautizó como Leifsbudir.

Reconstrucción de la llegada de los vikingos a tierras americanas.

Una vez consolidada la colonia en Vinlandia, Leif regresó a Groenlandia como un héroe, pues había conseguido su objetivo. Poco tiempo más tarde y según como expresan las sagas, Thorvald, hermano de Leif Eriksson organizó la siguiente expedición a Vinlandia. Thorvald, después de pasar tres años en la ‘tierra del vino’, y durante una de sus exploraciones por el continente americano, fue asaltado y asesinado por los skraeling, nativos que habitaban dicho continente.

El siguiente viaje a Vinladia fue protagonizado por Thorfinn Karlsefni, un islandés motivado a descubrir más sobre aquel, según las sagas, paradisíaco territorio. Thorfinn Karlsefni reunió una tripulación de 65 hombres y después de pasar dos inviernos en Vinlandia, y enfrentarse con los skraeling, regresó a Islandia.

El último viaje recogido en las sagas es el de Freydis, hermana de Leif Eriksson. Freydis también terminaría por volver a su lugar de origen.

Pruebas que demuestran la llegada de los vikingos a América

La única fuente histórica en la cual encontramos dicha historia es en las sagas nórdicas, unas sagas que carecían de autenticidad hasta que los restos arqueológicos demostraron lo contrario.

Las sagas nórdicas (Saga de los groenlandeses y Saga de Erik el Rojo)

Las sagas islandesas fueron escritas en Islandia entre los siglos XIII y XIV y en ellas se relatan hechos históricos relevantes para humanidad. Las sagas fueron escritas varios siglos más tarde de la llegada de los vikingos al nuevo continente, por lo que muchos detalles de las sagas corresponden más bien a la época medieval cristiana, que por aquel entonces se vivía en Islandia, que a la Islandia de la era vikinga.

Durante mucho tiempo, los historiadores y arqueólogos siempre han sido muy escépticos ante la saga de los groenlandeses y la saga de Erik el Rojo. Lo cierto, es que las sagas conservan un innegable nivel de historicidad.

Restos arqueológicos

La duda de la veracidad de las sagas se disipó en 1961, cuando arqueólogos descubrieron ruinas de una antiquísima colonia vikinga en la actual zona de L’Anse aux Meadows (Isla de Terranova).

Helge Ingstad, y su mujer Anne Stine, estaban convencidos de que la hazaña realizada por Leif Eriksson era cierta. Por lo que armados con las sagas vikingas y un antiguo mapa islandés del siglo XVI, conocido como el mapa Skalholt, emprendieron un viaje para encontrar los restos arqueológicos que demostrasen que los vikingos estuvieron en Américo siglos antes que Colón.

Entre 1961 y 1968, Anne dirigió excavaciones en la localidad de L’Anse aux Meadows. Durante este periodo se desenterraron restos de 8 edificios y 125 piezas que no correspondían con la cultura indígena. Los edificios poseían el arquetipo de los hogares vikingos y entre los objetos se encontraban clavos de hierro, aun cuando los nativos no conocían el hierro forjado. Este hecho, demostró que los restos pertenecían a individuos procedentes de Europa. Además, también se halló un alfiler con cabeza de anillo, cuya presencia es notable en el mundo vikingo. Tras la prueba del carbono 14, los resultados fueron asombrosos pues demostraron que L’Anse aux Meadows estuvo habitado en el periodo 980-1020. Las pruebas arqueológicas indican, al igual que las sagas, que los vikingos no estuvieron mucho tiempo en aquellas tierras.

Vista aérea del poblado vikingo hallado en L’Anse aux Meadows (Terranova, Canadá).

Genes amerindios

Un equipo de investigadores, entre ellos varios españoles, encontraron genes de una mujer precolombina (C1e) entre familias islandesas. Islandia quedó aislada desde el siglo X, por lo que todos coinciden en que una mujer de los denominados skraeling fue raptada y llevada hasta Islandia por los vikingos. En Islandia esa mujer tuvo hijas y ese linaje femenino no se ha interrumpido hasta la actualidad, ya que si no, el ADN mitocondrial no hubiera llegado hasta nuestros días.

¿Por qué los vikingos abandonaron Vinlandia?

Tal y como hemos visto anteriormente, los vikingos fueron duramente atacados por los nativos de la América precolombina. Thorvald, hermano de Leif Eriksson, fue asesinado por estos y tanto Thorfinn Karlsefni como Freydis, tuvieron que abandonar Vinlandia debido a los constantes enfrentamientos. Este motivo fue, probablemente, el que termino por convencer a los vikingos de regresar a sus lugares de origen, ya que aquella zona no era segura para ellos.

A pesar de abandonar aquellas tierras, los vikingos no dejaron de viajar a América del Norte, sobre todo a Markland. Estos viajes se realizaban para obtener hierro y madera, recursos muy escasos en Groenladia. El último viaje a Markland está datado en 1347.

Conclusiones

Se dice que varios son los pueblos europeos que pisaron América antes que Colón. Lo cierto es que tan solo los vikingos son aceptados, por la inmensa mayoría de historiadores y arqueólogos, como el primer pueblo europeo en realizar dicha gesta. Las evidencias están ahí, unas pruebas irrefutables que, sin embargo, no han servido para cambiar la verdadera historia del descubrimiento de América, al menos en las escuelas.

curiosidades de la historia
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here